Entrevista al Presidente de Richmond

Entrevista al Presidente de Laboratorios Richmond en el marco del Reporte sobre Argentina publicado por “Focus Reports”, un grupo especialista en comunicaciones B2B con sede en Ginebra, Suiza y con probada experiencia en industrias como la aeroespacial y de transporte aéreo, la energía nuclear, petróleo y gas, productos farmacéuticos, generación de energía y energía renovable

(Focus Reports – 16/11/2010)

Al igual que en muchos países, los principales productores de Argentina son los laboratorios que producen en grandes cantidades en muchas áreas terapéuticas. Como resultado, muchos laboratorios en el país han tenido que encontrar nichos terapéuticos de mercado para competir, con su propia marca de productos especializados.

Este enfoque de nicho ha funcionado también para Marcelo Figueiras, presidente de Laboratorios Richmond, una empresa local especializada en productos para HIV, oncológicos y del SNC. El laboratorio fue el primero en el mundo en producir medicamentos oncológicos genéricos de marca, y hoy es uno de los cuatro laboratorios elegidos por el gobierno argentino para producir Oseltamivir para hacer frente a la crisis de la gripe H1N1. La especificidad de sus líneas de producto significa que una gran cantidad de la producción de Richmond se dirige hacia el gobierno argentino. Figueiras reconoce la importancia del equilibrio de ser socio de elección para el gobierno, como al mismo tiempo diversificar la actividad: "El hecho de que vendemos nuestros productos no sólo al Ministerio de Salud sino también como medicamentos con receta médica, es una posición única en el país . Tenemos que reconocer que el plan de salud del gobierno es muy bueno, en el sentido de que el programa brinda a todos los pacientes el libre acceso a los medicamentos, lo que afecta directamente al mercado de HIV y a su vez es beneficioso para Richmond. Hoy, sin embargo, el enfoque de Richmond es hacia el desarrollo internacional de procesos no infractores, estudios de bioequivalencia y la producción; y dirigiendo estas ventajas a mercados más regulados como Europa." Para 2010, Richmond espera que el 50% de su producción se dirija a los mercados extranjeros. "Es crucial para el objetivo de Richmond el ser siempre los primeros en comercializar nuestros productos genéricos: cada vez que una patente se cae, tenemos que estar preparados para ser los primeros en reaccionar y entrar en este mercado en particular. Nosotros podemos ahora desafiar al inventor más eficazmente, ya que hemos desarrollado la experiencia de apoyar a nuestros propios procesos no infractores. Esto le da una ventaja a Richmond."

Incluso hoy en día, la gran mayoría de los laboratorios argentinos siguen siendo de propiedad familiar. En Laboratorios Richmond, el señor Figueiras tiene la esperanza de que la compañía se convierta en una de las pocas empresas farmacéuticas argentinas en cotizar en la Bolsa de Londres a través de una oferta pública inicial, que espera impulse el crecimiento futuro de la empresa a nivel internacional. Con un equipo de gestión dedicado, seleccionado por sus fortalezas en cada función particular, Figueiras cree que su responsabilidad es "planificar el futuro de la empresa y hacia dónde se está moviendo, pero cómo llegar allí sobre una base diaria le corresponde a ellos, por lo que dependo de mi equipo. Para tener éxito en la Argentina, los atributos fundamentales de cualquier estilo de gestión son la dedicación, el trabajo duro y el empoderamiento de la gente.”