Antituberculósico desarrollado por el CONICET junto a Richmond recibe también patente en Europa

El nuevo antimicrobiano contra la tuberculosis, desarrollado por investigadores y becarios del CONICET junto a Laboratorios Richmond, obtuvo en febrero último la patente en USA y ahora, recibió otra de la Oficina de Patentes Europea (EPO).

La Prensa (02/07/2016) 

Logro Argentino 

La Oficina de Patentes de Europa otorgó una patente a un nuevo antimicrobiano desarrollado por investigadores y becarios del Conicet en conjunto con un laboratorio privado.

Se trata de un nuevo antimicrobiano que demostró una potente actividad sobre la bacteria responsable de la mayor cantidad de casos de tuberculosis (Mycobacterium tuberculosis) y causante de más de 1,5 millones de muertes por año en el mundo.
Dirigidos por el doctor Gerardo Butrón, el grupo de investigadores trabaja en este proyecto desde hace seis años en el marco de un convenio firmado por el Conicet y Laboratorios Richmond.

La tuberculosis, que ataca principalmente a los pulmones, produce 11 mil casos en Argentina por año, según datos del Ministerio de Salud de la Nación.Además, desde Salud advierten que "en los últimos años se notó un aumento significativo en el número de casos de tuberculosis en nuestro país y en el mundo. Por lo tanto, vacunar en tiempo y forma a los recién nacidos es un derecho y una responsabilidad de toda la comunidad".

De acuerdo al Informe Global sobre Tuberculosis 2014 de la Organización Mundial de la Salud, se estima que 9 millones de personas contrajeron la enfermedad en 2013. Además, el 13 por ciento de los infectados son HIV positivos. Se estima también que aproximadamente un tercio de la población mundial se encuentra infectada con este patógeno y un 10 por ciento de ese número son susceptibles de desarrollar la enfermedad en algún momento de su vida

Crónica (02/07/2016)

Orgullo 

Otorgan patente a un medicamento contra la tuberculosis desarrollado por argentinos 

La Oficina de Patentes de Europa otorgó una licencia a un nuevo antimicrobiano desarrollado por investigadores y becarios del Conicet junto con un laboratorio privado. Se trata de un nuevo medicamento que demostró una potente actividad sobre la bacteria responsable de la mayor cantidad de casos de tuberculosis (Mycobacterium tuberculosis) y causante de más de 1,5 millones de muertes por año en el mundo. Dirigidos por el doctor Gerardo Butron, el grupo de investigadores trabaja en este proyecto desde hace seis años en el marco de un convenio firmado por el Conicet y Laboratorios Richmond. La tuberculosis, que ataca principalmente los pulmones, produce 11.000 casos en Argentina por año, según datos del Ministerio de Salud de la Nación. De acuerdo con el Informe Global sobre Tuberculosis 2014 de la Organización Mundial de la Salud, se estima que 9 millones de personas contrajeron la enfermedad en 2013. Además, el 13 por ciento de los infectados son VIH positivos.

 

CLARÍN (01-07-2016)

Avance de científicos argentinos en la lucha contra la tuberculosis

Investigadores y becarios del CONICET Desarrollaron un nuevo antimicrobiano y obtuvieron una patente europea. Faltan al menos seis años para que se convierta en medicamento. Hay 11 mil casos por año de tuberculosis en Argentina.

Investigadores y becarios del CONICET desarrollaron un antituberculósico que podría servir para hacer un nuevo medicamento contra la enfermedad. En febrero obtuvo una patente en Estados Unidos y, ahora, recibió otra de la Oficina de Patentes Europea (EPO). La tuberculosis, que ataca principalmente a los pulmones, produce 11 mil casos en Argentina por año.

El proyecto se viene desarrollando desde hace seis años. Es dirigido por Gerardo Burton, investigador del CONICET y profesor de química orgánica en la UBA. "Para que esto sea un medicamento falta mucho. Si se pudiera empezar ya, serían por lo menos unos seis años más. La inversión que hay que hacer es grande. Hay que terminar la parte preclínica y avanzar con los estudios clínicos", cuenta a Clarín Elvira Zini, directora de asuntos técnicos y científicos del laboratorio nacional Richmond, que participó en el primer screening.

El nuevo antimicrobiano demostró eficacia sobre la bacteria responsable de la mayor cantidad de casos de tuberculosis (mycobacterium tuberculosis) y causante de más de 1,5 millones de muertes por año en el mundo. "Tiene muy buena actividad en cepas de tuberculosis resistentes: eso quiere decir que hay poblaciones con tuberculosis que están infectadas por una bacteria que no se cura con los tratamientos que hoy existen", detalla Zini. "Se hicieron ensayos para ver el mecanismo con que estos compuestos lograrían su eficacia y no es el mismo que usan los antituberculosos actuales. Actúa en forma distinta. Eso es lo que hace que tenga un buen futuro", agrega.

Desde su descubrimiento, los antimicrobianos han servido para tratar numerosas infecciones causadas por bacterias, hongos, parásitos y virus. Sin embargo, algunos de estos microorganismos generan resistencia, es decir que desarrollan la capacidad de evadir la acción de estos fármacos, lo que prolonga la enfermedad y aumenta el riesgo de muerte. Por eso, esta nueva investigación genera expectativa entre la comunidad científica.

Según el Ministerio de Salud de la Nación, la tuberculosis es una enfermedad producida por el bacilo de koch o mycobacterium tuberculosis. La forma más común es pulmonar, pero también existen otras más graves llamadas extrapulmonares, como la meningitis, osteomielitis y artritis. La vía de contagio más frecuente es por la inhalación del bacilo tuberculoso que se encuentra en la tos o estornudo de personas con tuberculosis pulmonar. En los últimos años se notó un aumento significativo en el número de casos en nuestro país y en el mundo.