Una innovadora polipíldora cardiológica llega a la Argentina

Durante el 41º Congreso Argentino de Cardiología que se lleva a cabo del 15 al 17 de octubre en el Predio Ferial de La Rural en Buenos Aires, Laboratorios Richmond está lanzando al mercado Argentino la primera polipíldora para la prevención de un segundo infarto.

La polipíldora es un medicamento que combina tres fármacos distintos en una sola cápsula. Ha sido impulsada desde hace una década por el cardiólogo Valentín Fuster, Jefe del prestigioso Instituto Cardiovascular Mount Sinai de Nueva York, después de haber observado cómo parte de las personas que han sufrido un infarto incumplen el tratamiento para prevenir un segundo infarto. La realidad indica que dichos pacientes tienen una probabilidad 6 veces mayor de morir por causa cardiovascular al año.

Distintas investigaciones revelan que los pacientes menores de 50 años, los que deben consumir más de 10 comprimidos varias veces al día, los que siguen un régimen de medicación complicado y aquellos con un estilo de vida sedentario son más proclives a mostrar una baja adherencia. Así, según Fuster, las previsiones indican que el uso de la polipíldora disminuye en -71% el riesgo de un segundo infarto.

En un estudio publicado este año en la revista JACC de la American College of Cardiology de los EEUU., un grupo de pacientes recibió tres fármacos por separado y otro, la polipíldora con los mismos tres componentes en una única cápsula. Los resultados demostraron que la polipíldora incrementa en casi diez puntos el cumplimiento del tratamiento en comparación con los mismos tres fármacos por separado. Dicho en otras palabras, la polipíldora se asocia a un incremento relativo del 22% de pacientes adherentes. Esto supone una reducción sustancial del riesgo de sufrir un nuevo evento.

Durante las jornadas de la SAC, Richmond también está entregando algunos ejemplares del nuevo “Manual de Terapéutica Cardiovascular”, editado por el Dr. Felipe Martínez, Director del Instituto DAMIC y Fundación Rusculleda de Córdoba y la Dra. Ángeles Alonso García del Charing Cross Hospital de Londres. El libro es un manual práctico sobre cómo tratar las enfermedades cardiovasculares y tiene, en ésta su segunda edición, el agregado de capítulos con comentarios sobre los últimos y más relevantes estudios publicados y que se consideran consolidados científicamente. Un capítulo del manual está escrito por el Dr. Valentín Fuster y se refiere a la polipíldora como una nueva arma para la prevención y el tratamiento de las enfermedades cardiovasculares.

La enfermedad cardiovascular: un problema global de primer orden

La enfermedad cardiovascular es la primera causa de muerte en el mundo. Se estima que producirá 30 de cada 100 fallecimientos en el año 2015.

Los pacientes con antecedente de infarto agudo de miocardio tienen una probabilidad 6 veces mayor de morir por causa cardiovascular al año. La OMS considera a estos pacientes prioritarios en cuanto a esfuerzos en prevención secundaria.

El problema es que el uso de los medicamentos recomendados en prevención secundaria es aún bajo. Asimismo, el 24% de los pacientes no cumple el tratamiento prescripto 7 días después del alta tras un infarto y el 50% de los pacientes discontinúa el tratamiento a los 6 meses. Uno de los principales predictores de mal cumplimiento o falta de adherencia es el número de medicamentos y píldoras que se deben tomar por día.

La polipíldora: un tratamiento pionero en el mundo

La polipíldora combina tres fármacos distintos en una única cápsula: un hipolipemiante / reductor del colesterol (simvastatina), un antihipertensivo (ramipril) y un antiagregante plaquetario (aspirina). Dicha combinación fija de medicamentos está basada en la evidencia científica y en las principales recomendaciones internacionales.

Galénicamente se trata de una cápsula dura de gelatina que contiene los comprimidos recubiertos de liberación inmediata de los 3 fármacos. Está tecnológicamente formulada para asegurar la estabilidad y no producir interacciones entre sus componentes.

Además de favorecer la adherencia al tratamiento por requerir una sola toma diaria, tiene el tamaño adecuado para la deglución y comodidad de administración y viene envasado en blíster calendario, facilitando el control de las tomas.

La polipíldora “3 en 1” es un desarrollo conjunto entre el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) y Laboratorios Ferrer, ambos de España. Es producida en Barcelona según los más altos estándares de calidad de las autoridades sanitarias de Europa (EMA) y EEUU (FDA).

En Argentina la polipíldora lleva la marca Trinomia y es comercializada en exclusiva por Laboratorios Richmond.